Banda Gástrica Hipnosis


El procedimiento más usado consiste en realizar una primera sesión de hipnosis, durante la cual se Instala en el cerebro la creencia de que tiene el estómago más pequeño de lo que realmente es. El tratamiento se apoya por grabaciones de hipnosis adaptadas por el terapeuta.

Dichas grabaciones refuerzan la mejora en los hábitos alimenticios y comportamientos saludables. De esta forma se limita la ingestión de alimentos lo cual da como resultado la pérdida de peso.

A continuación se realizan tres sesiones de hipnosis con un intervalo de una semana cada una para seguir reforzando los cambios a nivel comportamental y realizar un seguimiento personsal vinculado al éxito de la terapia.

Uno de los más importantes custionamientos de la BGH es el uso de la hipnosis como mecanismo efectivo. En un estudio realizado en 1996 en el que se combinaba la hipnosis con una terapia cognitiva-conductual (TCC) se encontró que las personas que usaban ambos tratamientos perdieron más peso que personas que únicamente usaron la TCC.

El sistema de banda gástrica Hipnosis no requiere de una operación quirúrgica, y por lo tanto al no ser invasivo, no hay trauma alguno, ni hospitalización. Por otra parte la pérdida de peso se ve desde el comienzo del tratamiento. Igualmente, los pacientes tratados mediante hipnosis reducen costos de tratamiento.

A diferencia de los procedimientos quirúrgicos, la BGH puede lograr una significativa perdida de peso en forma permanente pues ataca directamente a los hábitos alimenticios.